26.3 C
Havana
domingo, octubre 17, 2021

Consejos para cubanos recién llegados a Miami

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
83 %
3.1kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
28 °
Mié
29 °
Jue
30 °
Vie
26 °

Cuando los cubanos llegan a Miami, enseguida los amigos, familiares y recién conocidos los «asaltan» a consejos.

Llegar a Miami no es igual que llegar a los EE.UU. Eso lo sabe cualquiera que ha llegado a este ciudad donde existe una enorme comunidad de emigrados cubanos, cada uno con su historia, cada uno con consejos para darte y donde en cada cuadra te encuentras a «alguien» que habla español.

En este listado hay consejos «generales», de esos que uno escucha en cualquier ciudad de los EE.UU. cuando llegas, sean cubanos los que lleguen o no; generalmente consejos que dan los amigos y familiares.

Sin embargo, Miami es Miami y tiene su cosa. Su sandunga… los consejos que dan los cubanos de Miami no son iguales a los que te dan en Tampa. O en Chicago. O en Nueva York.

Trataré de seguir un orden «lógico» en importancia, pero esto no quiere decir que «el primero» sea más importante que el segundo. Tal vez vuestras experiencias como emigrados, consejero, o recibiendo consejos sea distinta. Eso sí, son consejos válidos y estoy seguro que hay más que estos.

Lo primero es ir al Children and Family y las iglesias
No le des el número del Social Security a nadie.
Tienes que aprender a manejar y sacar tu licencia.
Si estás «de gratis» en casa ajena no te levantes tarde y coopera en la casa (entrega tu tarjeta de Food Stamp)
Ahorra todo el dinero (no vayas al Casino y compra las ofertas en los Supermercados)
Tienes que sacarte tu transportation.
Olvídate de las discotecas
No digas que no a ninguna oferta de trabajo
Dale pa la calle Ocho a buscar trabajo
No te metas en nada malo (nada de «chocar carros» y defraudar al Seguro)

Explicación, consejo por consejo

Lo primero es lo primero y el primer paso que se aconseja es «orientación», especialmente si tienes hijos.

Ir a solicitar «ayuda» a las iglesias (Católicas, Luteranas) es un paso INDISPENSABLE, pues en esos lugares hay trabajadores sociales muy bien informados que te asesoran en el llamado «papeleo» y que son el primer peldaño en la aprobación de las ayudas federales de alimentos y el efectivo.

Allí te orientan cómo debes proceder y ello se convierten en un eslabón fundamental en la cadena. Te explican paso a paso «qué viene ahora», además de informarte «dónde debes ir o llamar» y «qué tienes que llevar».

Tenga presente que nadie en su familia, ni cercano ni lejano, sabe más que los trabajadores sociales del Children and Family. Así que, queridos cubanos, sigan los consejos y orientaciones de la gente del Children and Family como si fueran sentencias de la vida misma.

Tener un número de Seguro Social es un requisito de sí o sí en los EE.UU. Es a partir de aquí que comienza todo lo que viene detrás. Es el segundo documento en orden que recibes después del Parole y es la antesala para recibir el Permiso de Trabajo. Sin «Social» como le dicen, no llegan ni los Food Stamp -que están asociados a ese número de identificación fiscal- y es importante no, de Vida o Muerte, que no compartas ese número «con cualquiera». Si vas a solicitar empleo y te piden el SSN, solo escribe los cuatro últimos dígitos. Ni se te ocurra mandárselo a alguien por foto o correo. El Social Security Number es de estricta confidencialidad.

En Miami, como en muchos otros estados y ciudades, es indispensable tener un auto, pues no hay metro y el servicio de buses no es tan eficiente.

Una de las primeras cosas que tienes que hacer y que puedes ir haciendo paralelo a todo, es ponerte para sacar la licencia. Primero tienes que pasar la escuelita del alcohol y la droga, que se hace online, y luego ya puedes incorporarte de a lleno en estudiarte las leyes del tránsito.

Manejar en reversa, tres puntos y parqueo. Si logras hacer esas tres cosas en el práctico sin problemas, una vez aprobado el teórico, ya tienes la licencia. Ojo: ten en cuenta que en la calle hay miles como tú que aprendieron a manejar el otro día. Tener la licencia no te hace chofer, pero ya tienes un ID de la Florida, y lo que es más importante estás autorizado a manejar pase lo que pase.

Si «alguien» te tiene en su casa, para ayudarte a levantar cabeza, reunir dinero y poder salir adelante, tienes que ser cooperativo en extremo. Friega, recoge, bota la basura, ayuda a cargar cajas, ¡lo que sea! Ten en cuenta que tienes que levantarte temprano, no hablar por teléfono tarde, levantar y tapar la taza del baño, los papeles donde te indiquen.

Trata de usar el baño en horarios que no entorpezcan a nadie, por ejemplo, cuando estés solo en la casa. Una cosa que no puedes dejar de hacer es, si estás comiendo ahí «de gratis», dar tu tarjeta de Food Stamp para que esas personas que te acogieron de manera altruista y solidaria no tengan que incurrir en gastos extras de alimentos.

Todo el dinero que te den por ayudas ¡clávalo! Es decir: ahórralo. Ten en cuenta que para poder comprarte un carrito de medio palo -o transportation, como le dicen- necesitas tener como mínimo unos mil, mil 500 dólares; pero además de eso necesitas pagar la circulación del auto, la matrícula y el seguro. Así que olvídate de ir al Casino a tentar a la suerte que más que nada es perder dinero. En los supermercados, cuando quieras y necesites comprar algo que no te lo ampare la tarjeta de Food Stamp, aprovecha las ofertas. En general, aprovecha todas las ofertas que puedas.

Otro consejos que son «oro» para los cubanos es este: Tienes que comprarte tu carrito. Ya tienes el dinero… asesórate con alguien que sepa. Como aconsejan: NO TE METAS EN UNA LETRA. Si uno de los consejos que te dan es ese, el de «sacarte un auto en una agencia», ¡olvídalo! Aunque tengas un trabajo bueno, ten en cuenta que acabas de llegar, no tienes récord laboral en este país y por lo general los empleadores se guían mucho por eso. ¿Y si pierdes el trabajo? ¿Si te botan? ¿Si decides irte? Lo mejor es tener un carrito comprado cachirulo (en cash, dinero constante y sonante), que aunque sea viejito, funcione bien y te pueda llevar durante tu primer año de la casa al trabajo sin problemas. Por lo general un carro que tenga entre 10 y 15 años de uso no está nada mal para empezar. Ya cuando hagas tu primera declaración de taxes y te devuelvan digamos 1500 dólares, puedes respirar más aliviado. Ya puedes sentir más estabilidad en el trabajo y hasta irte trabajando el crédito. ¿Cómo? Pagando a crédito un carro que no sea del año, pero que sea mejor que tu viejo transportation. Por lo general, comprar un carro que tenga entre 5 y 10 años de uso es una buena opción cuando ya tienes uno o dos añitos estable en tu trabajo.

Si eres joven, olvídate de las discotecas. Conozco un caso de una pareja, con un hijo, que los dos primeros años de su estancia en EE.UU. vivieron una vida tan austera, siendo jóvenes, trabajando y ahorrando, que al tercer año sorprendieron a muchos con la casa que pudieron comprarse pagando, claro, una mensualidad. Pero sí, fue una mensualidad cómoda para ellos. Todavía viven ahí.

«Conocí mi primera discoteca a los dos años. Fui a mi primer restaurante al año y medio», me dijo Raúl, mientras mencionaba el nombre de al menos una docena de personas que llegaron a EE.UU. primero que él y toda su vida han vivido rentados y casi que viven ras con ras, con el cheque a fin de mes. Tener tu propia casa es señal de prosperidad y un impulso para cumplir nuevas metas.

Por lo general… cuando caes en el bache de ir a las discotecas, terminas gastando mucho dinero, tomando más alcohol del que debías y olvidándote de levantarte para ir a trabajar. Perder el trabajo en EE.UU. no es una opción, especialmente para recién llegados.

Encontrar trabajo; nada es mejor que eso

Que busques y encuentres un trabajo digno y legal es el mejor de los consejos que alguien pueda darle a los cubanos. No digas que no a ninguna oferta de trabajo, especialmente si estás esperando el Permiso de Trabajo y se aparece en casa de la persona que te tiene bajo su techo un amigo ofreciéndote limpiarle el patio o ir con él a Home Depot a cargar unos sacos. Muchas personas suelen «probar» a los recién llegados con ofertas de trabajo duro para ver «de qué están hechos». O sea: si es que de verdad vinieron a trabajar y echar para adelante, o vinieron a floripandear y a querer trabajar solo en oficina.

Dale para la Calle Ocho a buscar trabajo. La ciudad de Miami creció a partir de las sucesivas olas de emigrados cubanos que se aglutinaron alrededor de la calle Ocho. No hay otro lugar en Miami que tenga más restaurantes y pequeños negocios y por lo general, todos los que llegan, van ahí a solicitar trabajo. La familia hasta te empuja.

Es cierto que hoy en día las ofertas de trabajo y empleo se materializan online, pero un buen cara a cara puede hasta convencer a un manager de botar a un mediocre empleado y contratarte a ti, en base a la impresión que causaste, ya sea por tus modales a la hora de expresarte, la educación, cultura, limpieza de manos y cutis, pulcritud de la ropa, y hasta la manera en que vistes.

Apenas tengas tu permiso de trabajo y estés autorizado a trabajar en EE.UU., báñate, ponte una ropa adecuada, aféitate, pélate, imprime unos treinta curriculums (para una jornada de búsqueda de empleo está muy bien) y llégate por ese lugar, plaza o comercio abarrotado de tiendas, donde pudieran estar necesitando alguien para trabajar. Recuerda no decir que no, así te ofrezcan el trabajo más duro y más sucio.

Ten mucho tacto con las personas que te relacionas. No pocas veces se te acerca un amigo o amiga que te asegura puede ayudarte a salir del bache buscándote un dinerito sin problemas. La mayoría de las veces esta búsqueda fácil de dinero es un asunto ilegal. En Miami, en los 80´ hubo mucha droga, y mucha gente todavía está presa por intentar ganarse un dinerito «fácil» llevando unos gramos de un lugar a otro.

Después de eso, evolucionó mucho el fraude al seguro, sobre todo contra los seguros de autos. Las cámaras de vigilancia que se han instalado en no pocas ciudades han ayudado a que este delito haya disminuido, pero la cruda realidad es que hasta en los círculos de personas que se pueden considerar «de bien», aparece alguien que te asegura que te puedes ganar 3000 dólares de una mano para otra, con tan solo «dejarte chocar». El fraude al Seguro es un delito muy grave en este país. Olvídese de jugar con el money del Tío Sam.

Espero que los cubanos puedan seguir estos consejos, y salir adelante en este gran país.

por Roberto A.

tal vez quieras leer: Famosos y celebrities que viven en Miami, al sur de la Florida

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

Combos de COMIDA para CUBA con CARNE DE RES ENVIAR AHORA
+