23.2 C
Havana
jueves, octubre 21, 2021

Continuará la escasez de cigarros en Cuba

Havana
nubes dispersas
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
100 %
1kmh
40 %
Jue
29 °
Vie
29 °
Sáb
29 °
Dom
30 °
Lun
29 °

El gobierno cubano se precia de ser «continuidad» del legado de Fidel Castro, que a muchos les sabe mal y le trae muy malos recuerdos, sobre todo de escasez de alimentos, y que ahora -¿como parte de la continuidad?- ha llegado a un producto que uno no sospecharía que se acabaría, o que escasearía en la isla, no si se viaja por Pinar del Río o Cabaiguán: los cigarros.

Sin embargo, la mala noticia de que continuará la escasez de cigarros en Cuba la dio hasta la oficialista Radio Rebelde, que fiel a su estilo intentó minimizar el asunto bajo el titular de «Bajos niveles en la producción de cigarros impactan en su venta en la red minorista».

Lo cierto es que en la isla, desde hace rato, escasean los cigarros.

Expertos achacaron el problema primero a un consumo elevado de cigarros por parte de la población «acuartelada» en sus casas debido a la pandemia del coronavirus. Luego, se habló de problemas de importación, y por ahí colaron el culpable que el gobierno encuentra siempre para todo: el bloqueo.

Ahora, de acuerdo con Radio Rebelde se añaden «la paralización por el impacto de la COVID-19 y roturas imprevistas de fábricas productoras de cigarros como la Lázaro Peña».

En la nota otra vez se muestra un viejo mal del gobierno. Ya lo vimos cuando se rompió la planta productora de oxígeno medicinal en La Habana. Si aquella concentraba el 95 por ciento de la producción nacional de oxígeno, ahora conocemos que la Lázaro Peña de Holguín concentra el 60 por ciento del plan nacional de producción de cigarros.

La nota difundida por la Agencia Cubana de Noticias (ACN) indica que hay «bajos niveles de disponibilidad de ese renglón en el mercado interno», pero una fiel colaboradora de Cubacomenta asegura que no debió decir «bajos» sino «bajísimos» o «irrisorios». Quizás «ridículos».

Sandra, que fumadora al fin suele tener sus puntos para comprar los cigarros, confrima que hay una escasez fuerte.

«Los otros días salí y no los encontré ni en los puntos de siempre, ni en las tiendas de MLC que fui. Y fui a varias. Tuve suerte que en la parada de la guagua se me acercó un viejito que debe haberme visto cara de fumadora y me vendió una H. Upman a 120 pesos», revela nuestra colaboradora.

Insumos que no han llegado a tiempo al país es otra de las causas de la escasez de cigarros, y así lo indicaron a ACN José Liván Font Bravo, vicepresidente primero de Tabacuba, y Raúl Hernández Ferrer, director de Industria de este grupo empresarial.

El número ofrecido -un plan que en la actualidad se ejecuta al 81 por ciento- no se ajusta a la realidad de lo que se ve en la calle. O mas bien, de lo que no se ve: los cigarros.

Los funcionarios reconocieron que el problema con el financiamiento data desde finales del año pasado -aunque ya desde mucho antes se notaba que los cigarros se perdían a cada rato- y es por ello que el país no ha podido comprar, entre otras cosas, el importantísimo papel de envoltura.

Por ello, desde el 2020 se ha venido incumpliendo el plan de entrega a la red minorista.

La establilidad dicen llegará en el 2022

La solución al problema, o sea que Cuba logre producir cigarros de manera estable, demorará al menos unos meses, según el testimonio ofrecido por Font Bravo.

El funcionario dijo que «para el primer trimestre del 2022 se espera contar con la necesaria estabilidad», y mencionó que hay una «paulatina recuperación de las entidades afectadas por la pandemia, entre ellas también la Ramiro Lavandero, en Ranchuelo, Villa Clara, y Segundo Quincosa, en la capital».

El problema fundamental está en la fábrica de Holguín, donde el volumen de producción ni siquiera llega al 50 por ciento.

Trabajadores enfermos con COVID en esa fábrica y en Ranchuelos, provocaron paralizaciones en la producción en distintos momentos del año.

Lo que resulta difícil entender -y perdón por el detalle- es que exista todavía en Cuba tan alto índice de fumadores.

La agencia oficialista refiere que en el país, «según estudios demográficos y de mercado, se consumen mensualmente más de 40 millones de cajetillas de diversas marcas», una cifra que resulta importante a tener en cuenta, precisamente porque este año y el anterior han sido años marcados por la COVID-19; una enfermedad que precisamente ataca a los pulmones, y que encuentra en las personas fumadoras, a las más débiles víctimas.

Hubiese sido un buen momento para abandonar el dañino hábito de fumar cigarros, donde se ligó la escasez con el peligro.

Así no fue, y al parecer, la lucha por reducir el tabaquismo en Cuba continuará, porque país de «continuidad» al fin y al cabo, la lucha continúa. Y las miserias y la escasez también.

tal vez quieras leer: ¿Los fósforos? ¡En dólares! y con tarjeta MLC

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡RECARGA DOBLE al saldo principal!RECARGA AQUÍ
+