23.1 C
Havana
jueves, octubre 21, 2021

COVID en Cuba: Entre mentiras y escasez

Havana
nubes dispersas
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
100 %
1kmh
40 %
Jue
29 °
Vie
29 °
Sáb
29 °
Dom
30 °
Lun
29 °

Con solo una ambulancia, y sin desfribiladores – por ejemplo – se trabaja en el Centro de Aislamiento de Guantánamo, Cuba, donde, en las últimas horas, falleció un adulto por coronavirus.

El Telecentro oficialista de Guantánamo «salió al paso» a aclarar un video que circula en las redes, desde ayer, y que se hizo viral, mostrando una arista muy terrible de la mal llamada «potencia médica» (por favor, entiéndase Cuba). Al hombre, intentaban reanimarlo «manualmente» en medio de los gritos asustados de los que hasta minutos antes eran sus compañeros de cuarto.

Funcionarios en Guantánamo aclaran «lo sucedido». Solo tienen una ambulancia y no cuentan ni con desfribiladores.

El panorama no es exclusivo de Guantánamo. Basta leer la prensa oficialista de Cuba para, entre líneas y párrafos descubrir los avatares en los que navega la cacareada «potencia».

Por ejemplo, en Cienfuegos, en el centro sur de Cuba, ayer, el mandatario cubano Miguel Mario Díaz-Canel reconoció que las cosas se estaban descontrolando un poco. O «atormentándose», para usar una palabrita del momento en la isla.

Allí, las capacidades para atender los enfermos son insuficientes. La periodista oficialista Leticia Martínez lo resume así:

«Hasta el momento es suficiente el personal de Salud para atender la epidemia, al que se sumarán jóvenes recién graduados de Ciencias Médicas.»

El diario Vanguardia, de Villa Clara, lo llamó «desafíos», pero al hacer referencia a lo dicho por el mandamás cubano, expresa:

(Díaz-Canel) alertó que cada vez más se acerca el número de personas enfermas a la capacidad tope del país para atenderlas.

Sin embargo, y a pesar de que los reportes oficialistas desde Cuba suelen esconder la verdadera realidad, maquillarla y adecuarla a su antojo, a fin de no parecer alarmantes, el colmo llegó de la mano del Primer Ministro Marrero Cruz, quien sin una gota de vergüenza, exclamó en un tuit:

«Hemos comprobado la vitalidad del sistema de salud de Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos. Tienen la capacidad y condiciones de enfrentar este rebrote de la COVID-19, y controlarlo»

Por lo general, en todo el país, especialmente en Matanzas, escasean los test rápidos y el análisis de las muestras demora hasta 5 días.

«Durante ese período, sin ese resultado, no toman medidas contigo. Una vez confirmado, puedes esperar hasta un día entero en tu casa, por el taxi o la ambulancia en que pasarán a recogerte,» explica Maykel, desde Cienfuegos.

noticia relacionada: Nuevos contagios de COVID en Cuba no bajan de los tres mil

Maykel tuvo a su madre ingresada. Afirma que no le dieron ningún antibiótico. No tenía puesto oxígeno siquiera, pues «la valoraron» y le dijeron que no lo necesitaba.

«Solo un milagro – dice – la levantó de esa cama».

Panorama en el Oriente de Cuba.

A la propia prensa oficial se le hace cada vez más difícil ocultar la realidad del coronavirus en Cuba.

En Santiago de Cuba, por ejemplo, el diario Sierra Maestra califica la situación como «alarmante».

El diario oficialista afirma que, «durante el mes de junio hubo un crecimiento del contagio y este mes continúa creciendo; hasta hoy 112 fallecidos (12 en los últimos 15 días) para 10,4 de letalidad, superior al indicador del país; todos los municipios en transmisión.»

«En este minuto en la provincia hay 18 pacientes en estado grave y de estos 8 en estado crítico, de estos 2 críticos inestables».

dijo la doctora Carilda Peña García, viceministra de Salud Pública.

La funcionaria descargó contra los santiagueros, a los que no llamó indisciplinados pero dijo de ellos:

«No usan los nasobucos, no se lavan las manos con soluciones cloradas, alcohólicas o jabonosas; no aplican el distanciamiento físico ni los pasos podálicos en la vivienda y centros de trabajo, niegan los síntomas a los pesquisadores, acuden tarde al sistema de salud, corriendo el riesgo de ser uno de los graves, críticos o muertos; no se higienizan totalmente al regresar de la calle y antes de manipular niños, ancianos y postrados; permiten que los pequeños deambulen y jueguen en la calle; no se perfecciona la pesquisa para detectar los síntomas, en ocasiones se hace desde el exterior de un edificio y los pesquisadores no suben las escaleras».

Luego, en un rapto de optimismo dijo que «vamos a salir airosos otra vez», instantes antes de que Beatriz Johnson Urrutia, gobernadora de Santiago de Cuba, apelara a la historia y exclamara:

«Nadie olvide que los santiagueros tenemos el Moncada, la Sierra Maestra, a Fidel».

Al oeste de allí, en Granma, dice el diario oficialista La Demajagua que hay «alta transmisión y dispersión del SARS-CoV-2».

La situación con el coronavirus se presenta en diez de sus trece municipios. En todos ellos existe, dice la Doctora Kenia González Medina, vicedirectora de Atención médica en la Dirección provincial de Salud Pública, una muy baja percepción de riesgo.

La directiva informó que, «en la última quincena se confirman en la provincia 998 casos para un tasa de incidencia de 122 por cada cien mil habitantes, y enumeró como los municipios con mayor tasa Niquero con 198.1, Río Cauto 197, Bayamo 163, Cauto Cristo 147, Manzanillo 118 y Guisa 164.»

tal vez quieras leer: Cuba no renunciará a turistas rusos, en medio de rebrote de COVID-19

Al norte, en Holguín, están más que alarmados por los tres fallecidos reportados en el día de ayer, y por la «alta cifra de positivos».

Allí persisten también los sintomáticos, además de «los contactos de confirmados (105), que dice de la alta transmisión comunitaria existente en la provincia y 20 no tienen fuente de infección precisada.»

Por si fuera poco, hay un alto número de focos activos (491), con 126 de ellos evaluados de alta complejidad por su extensión a todas las áreas de la geografía holguinera.

Una alarma adicional representa el hecho de que, «en estos momentos la provincia tiene ocupadas cerca de 3 mil camas con 794 enfermos de COVID-19, además sospechosos, viajeros y contactos en vigilancia».

Todo esto, «tensa la situación en la provincia, que ha creado nuevas capacidades en las salas de terapia intensiva de los hospitales Fermín Valdés Domínguez y clínico quirúrgico Lucía Íñiguez Landín, así como en otros centros para asumir a sospechosos y contactos de positivos con comorbilidades y otros problemas que puedan cumplir con el aislamiento en el hogar.»

Y todavía hay que hacerle caso al tuit de Manuel Marrero Cruz.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡RECARGA DOBLE al saldo principal!RECARGA AQUÍ
+