24.2 C
Havana
lunes, septiembre 20, 2021

Cubano muere en un portal y lo recogen al día siguiente

Havana
algo de nubes
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
100 %
1kmh
20 %
Lun
30 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
30 °
Vie
29 °

Las historias sobre cubanos que mueren, trasladan y entierran de los modos más insospechados a raíz de la pandemia son muchas, pero esta de un cubano que murió en el portal de una Escuela Secundaria Básica en el Campo (ESBEC) de Campechuela, Granma -y que fue recogido al día siguiente en un camión- está bastante fuerte como se dice vox populi.

Un usuario en Twitter, un cubano identificado como Sandy Dueñas fue quien dio a conocer el hecho, divulgando la foto del antes y el después. En la primera foto aparece el cadáver del hombre ya cubierto. Y era de día. En la segunda aparece el camión a recogerlo, y ya había menos claridad en el cielo.

En teoría, el cadáver de este cubano habría estado al menos 16 horas tirado en el portal de la escuela, sin que hubiesen venido a recogerlo. Y como presuntamente murió de covid, nadie se atrevió a moverlo.

«Este hombre falleció en este portal de una ESBEC en Campechuela, posiblemente de #COVID19 y ahí pasó toda la noche hasta que lo recogieron en esta especie de camión que utilizan como coche fúnebre”, denunció en Twitter Sandy Dueñas.

Sea cierto o no, que el cadáver del cubano estuvo tanto tiempo ahí a la vista de todos, lo cierto es que denuncias similares, de sucesos incomprensibles, están sucediendo. Y no son uno o dos. Son muchos más.

Tampoco están ceñidos a un lugar en específico; se dan lo mismo en La Habana que en Santiago de Cuba, en Artemisa que en Cienfuegos.

Donde primero se habló del extravío de cadáveres fue en la más hospitalaria de nuestras provincias; en Santiago de Cuba. Sin embargo, apenas unas horas de conocerse que allí se había extraviado un cadáver, apareció en Cienfuegos la historia de un reconocido locutor cubano, nacido y residente en Cruces, municipio de la provincia, cuyo cadáver fue abandonado tres días en la parte de atrás de una sala en un pasillo, en un patio, a la intemperie; mientras que los familiares estuvieron 72 horas como locos buscando el cuerpo del occiso, y el hospital decía que no estaba allí, la funeraria que allí no había llegado, y en el cementerio que no lo habían enterrado.

Peor aún le sucedió a otros cubanos, en el occidente, que dos veces les dieron un cuerpo equivocado. Y hubo otros que hasta enterraron a uno, pensando que era «el abuelo», y resulta ser que no era «el abuelo» de ellos, sino el de otra persona.

tal vez quieras leer: Crisis en Cienfuegos con la COVID: mucho más que un cadáver extraviado

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡El MAYOR BONO de la historia! Por 500 CUP reciben 2000 CUPRECARGA AQUÍ
+