23.1 C
Havana
jueves, octubre 21, 2021

Cuba culpa a EEUU, pero ¿por qué se van los cubanos?

Havana
nubes dispersas
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
100 %
1kmh
40 %
Jue
29 °
Vie
29 °
Sáb
29 °
Dom
30 °
Lun
29 °

Cuando estaba vigente la «ley» Pies Secos Pies Mojados, el gobierno cubano tenía la excusa perfecta -según ellos- para culpar a los EE.UU. de su migración irregular. Argumentaban, por ejemplo, que con la existencia de una «ley» como esa, era difícil no sentirse «estimulado» para abandonar el país. Barack Obama les quitó la ley en enero del 2017, y todavía hoy se siguen yendo los cubanos en masa -por tierra, mar o aire- y Cuba insiste en culpar a los EE.UU.

Palos porque bogas, palos porque no…

¿Por qué se van los cubanos? Sería interesante preguntárselo a Osiris, que vivía en Cuba como Carmelina y se fue, con cientos de miles de dólares ya depositados en un banco en Italia. O a Danilo, que se ganaba «un día sí, un día no» 500 USD o CUC. O a Luis Alberto, que llegó a hacer, en una noche, ¡casi mil dólares! -normalmente hacía 500 o 700- y estuvo contando en el bar toda la madrugada, dos y tres veces, porque no podía creer que se había ganado -robando e inventando, claro- tanto dinero. Luis Alberto trabajaba seis días a la semana.

Entonces, ¿por qué más cubanos intentan llegar a Estados Unidos?. Esa es la pregunta que también se hace David Goodhue, en el Miami Herald, y que encabeza diciendo que «pie mojado, pie seco terminó hace años».

Su cuestionamiento y el de muchos intentan encontrar una lógica en un comportamiento que en las mentes más desarrolladas parece irracional. Si ya no existe ley que los incentive a arriesgarse a quedarse, ¿por qué 22 cubanos se aventuraron en medio de una tormenta como Elsa a intentar cruzar en una embarcación rudimentaria el estrecho de la Florida?

tal vez quieras leer: Guardacostas de EEUU sin noticias sobre balseros desaparecidos

Dice el periodista del Miami Herald que cuando eliminaron «los pies secos pies mojados», los intentos de migración marítima desde Cuba disminuyeron de casi 5.400 en 2016 a poco menos de 50 el año pasado, según los datos ofrecidos por la Guardia Costera; sin embargo, «la tendencia se revirtió drásticamente este año».

«Con casi tres meses para finalizar el año fiscal 2021, la Guardia Costera ha capturado a más de 500 personas de Cuba en el mar. Y ha habido varias tragedias, como la desaparición de nueve personas de un grupo de 22 cuyo bote se hundió en los Cayos de Florida el lunes durante la tormenta tropical Elsa», señala Goodhue.

Cuba siempre tiene un culpable en la mano.

A raíz de este suceso -quizás- comparecieron ayer en la Mesa Redonda funcionarios que intentaron explicar «el fenómeno»; esta vez sin Pies Secos Pies Mojados a los que achacarle las culpas. Eso sí, no fallaron en culpar a los Estados Unidos y acusarlo de promover la emigración irregular.

Confirmaron estos «expertos» que más de 500 cubanos han sido devueltos a Cuba por los EE.UU. en lo que va de 2021, y a no dudarlo temen que la cifra pudiera incrementarse en los próximos meses.

Ernesto Soberón Guzmán, embajador y director de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior, fue uno de los que intentó arrojar luz sobre el asunto y dijo que la base de todo no está en la limonada, sino en las medidas impuestas por EEUU contra Cuba. Estas, según Soberón, contribuyen al deterioro de la situación económica del país y obstaculizan el flujo ordenado de viajeros.

El no cumplimiento de acuerdos, en tema de VISAS, lo resumió como «trabas» que en su criterio impulsan a los cubanos a acogerse a la migración irregular como método para salir del país.

Soberón no dijo que los que emigran, lo hacen por un motivo, no siempre ecónomico; pero echó mano al cierre de la embajada de los EE.UU. -un asunto generado tras el deterioro físico de varios diplomáticos norteamericanos provocado por una especie de ataque sónico todavía no esclarecido ni por cubanos ni por norteamericanos- pero que provocó documentadas náuseas, sorderas, cansancios, y otros malestares a los funcionarios de la embajada norteamericana en La Habana. A pesar de eso, Soberón cree que no era esta una situación suficientemente fuerte como para llegar a la drástica decisión de cerrar la embajada en La Habana.

Sumadas estas partes, Soberón encontró en que estas eran las razones y no otras.

No mencionó que la miseria imperante desde hace ya varias décadas; la frustración de índole profesional; los frenos impuestos por la burocracia castrosocialista a las pequeñas empresas y pequeñas iniciativas; la falta absoluta de garantías de los cubanos como consumidores; la falta de transparencia institucional; el secretismo oficial; los encontronazos ante los absurdos que emanan de decisiones, leyes y acuerdos de organismos de paupérrimo funcionamiento como Vivienda -por mencionar uno; y el tener que sufrir más que Hércules, en ocasiones, para que una demanda incluso aprobada por el Tribunal Supremo Popular se ejecute.

Soberón no mencionó el código Ley 370 ni el 349; ni esbozó siquiera que han pasado ya más de seis meses desde que el Ministro de Cultura empujara y golpeara a un joven, y le arrebatara su celular. Tampoco se refirió el hecho de que cuando le da la gana, la Seguridad del Estado no deja salir de sus viviendas a mujeres como Iliana Hernández, Tania Bruguera, Luz Escobar, Camila Lobón, Carolina Barrero y Katherine Bisquet.

De esas absolutas faltas a los derechos humanos más elementales no habló Soberón, pues a él le sirve lo que le conviene para intentar lanzarle el cubo de escombros al enemigo habitual.

Experto entrevistado por Miami Herald tiene «otra teoría» sobre el éxodo irregular creciente de cubanos.

Hay un detalle que parece claro en la mente de miles de cubanos. Mientras el ineficiente sistema impuesto en la isla continúe (mal) funcionando en Cuba; mientras la clase dirigente se aferre a la maquiavélica «Política de Cuadros» que promueve a los altos cargos económicos a individuos de probada formación política ideológica, miembros todos del PCC -aunque en la práctica no pocos han devenido en corruptos y gestores de influencia para mantenerse en sus cargos, promover y apoyar amistades o resolver problemas económicos- por encima de otros individuos, no militantes del PCC pero de sobrada capacidad profesional, la economía de la isla no marchará nunca a puerto seguro.

A ello súmele el férreo control, en manos de estos individuos y de grupos militares como GAESA, que cada vez penetran más en la economía cubana y controlan los sectores de mayor remuneración económica.

Resumiendo: mientras la clase dirigente de «civiles» en la isla siga las pautas de ese socialismo sesentón militar y belicoso ya desfasado, y la falta de libertades esté como una espada de Damocles, pendiente de un hilo sobre las cabezas de miles de cubanos, estos van a intentar -como sea- escapar del país. Porque aparte de las penurias económicas, que no te den libertades para que como individuo intentes realizarte económicamente, es una de las tantas razones que impulsan a los cubanos a optar por la migración irregular como vía de escape, o de superación de su calidad de vida. O como en el caso de miles de trabajadores del sector del turismo en la isla como Osiris, Luis Alberto o Danilo: no tener que robar para vivir honradamente de tu salario.

Jorge Duany, profesor y director del Instituto Cubano de Investigaciones de la Universidad Internacional de Florida, «tiene otra teoría», que en realidad no es otra, sino una, muy suya, coincidente en varios aspectos con todo lo dicho aquí.

Duany dijo al Miami Herald que «hay varias razones» que explican este «auge migratorio irregular de Cuba a los EE.UU.» y mencionó, por ejemplo:

▪ La pandemia de coronavirus en Cuba que se agrava cada vez más.

▪ Una recesión cada vez más profunda ha provocado una escasez de suministros básicos como alimentos y combustible.

▪ La administración Trump endureció el embargo estadounidense a Cuba y, hasta ahora, la administración Biden no ha hecho nada para levantar esas restricciones. Esto incluye la prohibición estadounidense de las remesas cubanoamericanas a través de empresas de transferencia de dinero como Western Union. Eso es porque estas empresas tratan con agencias estatales cubanas controladas por militares.

▪ La eliminación casi total de los viajes aéreos comerciales y chárter desde Estados Unidos a Cuba, con excepción de La Habana.

▪ Los cubanos no tienen acceso a visas estadounidenses porque Estados Unidos cerró la sección consular de su embajada en La Habana en septiembre de 2017 luego de la enfermedad de decenas de empleados debido a lo que algunos funcionarios sospechan que fueron ‘ataques sónicos’.

Evidentemente el experto no podía dejar de mencionar un asunto clave.

▪ El ritmo acelerado de la represión política del gobierno cubano.

Patrick Oppman, de CNN, también tiene su teoría de por qué se marchan los cubanos de Cuba.

En un texto escrito el pasado 25 de junio, el corresponsal de CNN en La Habana, Patrick Oppmann, dijo que «los cubanos lo arriesgaban todo para ir a los EE.UU.», y señaló que «la economía de la isla dirigida por los comunistas se ha visto afectada tanto por la pandemia como por el aumento de las sanciones estadounidenses».

En el texto casi todas las líneas de análisis parecen converger en un punto: las sanciones a la isla de la administración Trump, y la inacción de la administración Biden en ese sentido.

Oppmann citó palabras de la vicepresidente Kamala Harris, y cifras del gobierno de los EE.UU. que detallan que desde septiembre de 2017, cuando se suspendieron por primera vez los servicios de visas entre los dos países, «más de 100.000 cubanos no han podido obtener sus visas para viajar a EE. UU.» Esta, en teoría, era una vía de escape para miles de cubanos, pero la isla tiene aproximadamente 11 millones de habitantes.

Oppmann, en CNN, citaba que «la administración Biden está revisando los cambios realizados en la política hacia Cuba por el presidente Trump», pero a la vez reconocía que en las circunstancias actuales que vive los EE.UU., también inmerso en las «precariedades» de la pandemia de COVID-19, esta revisión de las relaciones con Cuba no era una prioridad.

Oppmann señala que en junio de este año, cuando a la vicepresidenta Kamala Harris se le preguntó por este inquietante aumento del número de migrantes cubanos de manera irregular hacia los EE.UU., ella reconoció que «parte del desafío que ha enfrentado nuestra administración es que bajo la administración anterior, hubo cuatro años de deterioro de nuestro sistema de inmigración. Y así, estamos en el proceso de reconstruirlo … Siempre estaremos comprometidos a ser un refugio seguro para aquellos que huyen del daño«.

Esa, siempre será la causa mayor: huir de donde no te sientes cómodo.

Últimas noticias

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡RECARGA DOBLE al saldo principal!RECARGA AQUÍ
+