22 C
Havana
domingo, octubre 24, 2021

Gobierno cubano niega fosas comunes y «entierros en el monte»

Havana
muy nuboso
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
100 %
1kmh
75 %
Dom
30 °
Lun
31 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
31 °

El tema del uso de fosas comunes en Cuba, para enterrar fallecidos por COVID, es desmentido por el libelo del régimen.

Con el aderezo de conocer que el director de Prensa, Comunicación e Imagen de la cancillería cubana, Juan Antonio Fernández, aseguró la víspera que la plataforma de microblogueo Twitter «podría convertirse en escenario de una nueva operación contra La Habana», el gobierno cubano, a través del libelo del PCC -Granma- desmintió la existencia de fosas comunes y el entierro en los montes de cadáveres en dos provincias de Cuba.

«Mienten sobre fosas comunes en Cuba: El despreciable espectáculo de los carroñeros» tituló el oficialista Granma esta mañana un artículo, en el cual aseguran en un pie de foto que los desafectos al gobierno «usan hasta los muertos por tal de atacar a la isla con las banderas de un capitalismo tristemente responsable de escenas horrendas, como los cadáveres en las calles de Ecuador, las –muy ciertas– fosas comunes en Nueva York, o los enterramientos masivos en campos interminables de Brasil».

Firmado por un Borrego, Juan Antonio Díaz, licenciado en Periodismo, director del periódico Escambray y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el municipio Taguasco, provincia de Sancti Spíritus, expresidente de la UPEC en la provincia, Vanguardia Nacional y Miembro del Partido Comunista de Cuba (PCC), el artículo ni siquiera niega declaraciones vistas en las redes sociales (Facebook y Twitter principalmente) hechas por familiares de fallecidos en la oriental provincia de Santiago de Cuba -a la que le dedicó otro artículo-; y se concentra en Ciego de Ávila y Morón, y arremete contra plataformas de información, no medios serios.

El texto se acompaña de un video, en el cual aparece el odiado Humberto López, que empeñó varios minutos en denunciar una imagen y una noticia aparecida al parecer únicamente, en el medio digital CubitaNow.

En el video se denuncia además, otras imágenes divulgadas por otras plataformas digitales, sobre otras fosas comunes, pero en Ciego de Ávila, no en Santiago de Cuba, que es de dónde procede el mayor grueso de las denuncias sobre el festinado tratamiento que le dan a los fallecidos en la «más hospitalaria» de las provincias cubanas.

¿Qué dijo (en el otro artículo) sobre los enterramientos en fosas comunes y extravío de cadáveres en Santiago de Cuba el diario oficialista Granma? Pues esto: «No hay violaciones en enterramientos en Santiago de Cuba».

«Medios dependientes publican noticias falsas sobre extravíos de cadáveres», asevera el Granma

Según el Granma, que más dependiente que ellos no existe medio en el mundo, «algunos medios dependientes publican noticias falsas sobre extravíos de cadáveres», y asevera que se lanzó a indagar «sobre la situación actual que presentan los servicios necrológicos» en Santiago de Cuba, «a propósito del infundado rumor».

El autor de este otro artículo, Eduardo Palomares Calderón, ni siquiera hizo la tarea básica: entrevistar a los denunciantes que en Facebook explicaron que tuvieron que enterrar a sus muertos en fosas comunes.

Dicho este detalle, trascendental e inmenso como un rascacielos, y que da una medida de lo mal que trabaja un medio dependiente al gobierno como Granma, que no contrasta las fuentes, es previsible saber entonces qué pasó con esas «imágenes correspondientes a enterramientos de fallecidos por COVID-19, en supuestas fosas comunes, abiertas en la localidad de Juan González, a poco más de 20 kilómetros al oeste de Santiago de Cuba».

Refiere el Granma que no pocas personas, la mayoría -dice- «movida por malas intenciones» se hicieron eco en las redes sociales de esta información.

El diario partidista conversó con el ingeniero químico José Gonzalo Borrero Sotomayor, director provincial de Servicios Comunales, quien reconoció que «ante las limitaciones de espacio que presenta el cementerio patrimonial Santa Ifigenia, se tomó la decisión de trasladar algunos de los cadáveres hasta Juan González», y aclaraba que se trata de «un proceso que ha sido acompañado de medidas organizativas».

El ingeniero reconoció además que «la necrópolis de Santa Ifigenia resulta insuficiente para los índices de mortalidad de una población de más de medio millón de habitantes», y dijo que «por el lugar donde está enclavada, no tiene posibilidades de extender su superficie, por demás proclive a inundaciones ante intensas lluvias».

Uno más uno…

«Dadas esas condiciones, se decidió sepultar en el cementerio de Juan González a los fallecidos por cualquier causa (no solo por la COVID-19), cuyas familias carecen de bóvedas privadas, o que no fueran incinerados en el crematorio construido en 2012, también necesitado de una reparación capital que obliga a explotarlo con limitaciones»,

explica el Granma.

Por otro lado, asegura el entrevistado que «el necesario empleo de medios mecánicos para ampliar la capacidad del cementerio, existente hace años en Juan González, pudo generar la impresión de que allí se realizan excavaciones informales, sin embargo, cada operación se ha ejecutado según las normas técnicas planteadas para esta actividad, por el Ministerio de Economía y Planificación».

Estas normas técnicas regulan que «todo ataúd será cubierto por una capa de tierra de 1,5 metros de espesor al menos, y en caso de ubicarse más de un ataúd, la distancia se medirá desde la parte superior del ataúd más superficial, y la tierra que se utilice no será comprimida ni aplastada».

«Todo esto –aseguró Borrero Sotomayor– se cumple al pie de la letra, y además de contar con el seguimiento de las autoridades de la provincia, se insiste con nuestros trabajadores en que, no obstante las limitaciones materiales conocidas, se trata de un servicio de mucha sensibilidad que exige la mayor atención al pueblo, al cual le aseguramos que ningún cuerpo se ha extraviado»,

agregaba.
Denuncia de un internauta que asegura que el día 24 de julio tuvo que enterrar a su abuela en una fosa «mezclada con otras personas que fallecieron de Covid». El internauta manifiesta que grabó este video, que a muchos cubanos les resulta extraño por el color del ataúd (blanco), pues en Cuba la mayoría de los ataúdes son de color gris.

tal vez quieras leer: Santiago de Cuba: Extravían cadáveres entre hospital y cementerio

Un repaso a la propia prensa oficial, más específicamente al diario oficialista Juventud Rebelde, y a la columna Acuse de Recibo, nos da elementos más que suficientes para demostrar cómo en Santiago de Cuba se han dado casos, recientes, de cadáveres extraviados dentro del propio cementerio.

Revisando nuestro portal digital encontramos dos artículos: Los muertos no descansan en Santiago de Cuba, Cubano sospecha que restos de su padre desaparecieron del cementerio, y la respuesta de la Necrópolis de Santa Ifigenia, sobre una de estas denuncias. Y un cuarto, sucedido en la provincia de Pinar del Río, muy similar.

Estas denuncias, repito, fueron vistas en la prensa oficial, con relación a hechos similares sucedidos en la etapa pre pandémica; es decir, cuando la carga de trabajo en los cementerios cubanos no era ni por asomo estresante. Si en medio de la calma, se extraviaban los cadáveres -y lo dice Juventud Rebelde, no CubitaNow ni ningún otro medio a los oídos oficialistas «raros»- ¿qué se puede esperar ahora? Conocido es por todos los cubanos lo mal que se trabaja, y la desorganización existente en hospitales cubanos; ahora más que nunca, agobiados por una pandemia sin precedentes y una falta de personal escandalosa. En Ciego de Ávila, por ejemplo, el director del Hospital Provincial ha tenido que ejercer de camillero.

tal vez quieras leer: Mito de la «potencia médica» se desinfla

Lo que dice el Granma sobre Ciego de Ávila

El Granma en su desmentido alega que «(…) ahora la más reciente campaña de descrédito contra Cuba tiene como centro de atención el destino de nuestros difuntos», y señala un artículo : «Cubanos estarían siendo enterrados en fosas comunes», y señala luego ¡un comentario de una usuaria! que asegura que «en Guantánamo los están enterrando en los montes y solo podrán sacar los restos en diez años», para luego abarcar el mismo tema – a existencia de las fosas comunes- en países como Brasil y EE.UU. (Nueva York).

De manera conveniente, el texto luego reconoce que en la provincia de Ciego de Ávila hay problemas «en los camposantos de las ciudades de Morón y de la capital provincial –necesitados de ampliación y de mejores condiciones de infraestructura, incluso antes de la pandemia», pero alega que «hablar de fosas comunes y enterramientos ocultos en aquella provincia resultaba, cuando menos, engañoso».

Estos problemas -dice Granma- «la falta de espacios en nuestros cementerios; la lentitud en las inversiones para la construcción de bóvedas, nichos y osarios, y la demora en la generalización de los sistemas de cremación– han sido ampliamente debatidos en la Comisión de Salud y Deportes de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y abordados en los diferentes medios públicos del país, incluido Granma».

Pero -disimula- «una cosa es el creciente número de fallecimientos que vienen ocurriendo en determinadas provincias, como resultado de la agresividad y la alta letalidad del virus (…) y otra, muy distinta, es hablar de fosas comunes y enterramientos ocultos en Cuba, sin la debida identificación y el consentimiento de los familiares».

Granma asegura que muchas personas, «por tradición familiar o creencia, opten por realizar la inhumación directamente en tierra» (en lo personal, diría que es por falta de recursos para tener una bóveda en un cementerio), y asevera que persisten «los problemas reconocidos en nuestros servicios fúnebres».

Dos más dos…

Sin embargo, expresa el libelo oficialista, esto de los entierros en los montes, las fosas comunes, los enterramientos sin presencia de familiares, y el extravío de cadáveres, «queda en los territorios de la ficción, del morbo y del ruido que producen ciertas aves carroñeras que, por lo visto, siempre estarán a la caza de «lo que caiga», con apetito insaciable».

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡RECARGA DOBLE al saldo principal!RECARGA AQUÍ
+