22.2 C
Havana
domingo, octubre 24, 2021

La Güinera y los «revolucionarios» agarran regalos gracias al 11J

Havana
nubes
22.2 ° C
22.2 °
22 °
100 %
1kmh
90 %
Dom
30 °
Lun
31 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
31 °

Un conocido «revolucionario» en la barriada de Nuevo Vedado daba las gracias hoy a la Revolución por unos módulos de alimentos que le fueron dados recientemente; y agradecía además por la sensibilidad mostrada con los residentes en La Güinera, pero cuando en su cara se le dijo que ambas cosas habían llegado gracias a las protestas del pasado 11 de julio (11J) se cayó la boca, dio la espalda y se fue.

Así lo contaba esta mañana una amiga, que asegura haberle dicho igual a todo el mundo en su barrio. De hecho, se lo soltó los otros días a la Presidenta del CDR. Y a dos o tres más en su cuadra.

«Aquí ninguno es revolucionario. Todos son una bola de descarados. Comunista que se respete, gente que hasta se ha manifestado a favor de la represión a los que se lanzaron a la calle a protestar el 11 de Julio (11J), no agarra esto que se está dando. Esto no es gracias a ninguna Revolución ni un carajo chico. De no ser por esa gente, ni spaghetti ni lata», manifestó.

Entre los más beneficiados tras lo sucedido el 11J están los residentes de La Güinera. El régimen los ha mantenido durante años en la miseria. Ha obviado el malestar en que viven. El racista y elitista de Abel Prieto los llama marginales pero… al llamado de Miguel Díaz-Canel -que en realidad no es un «llamado» sino que tienen miedo a otra revuelta popular- ha aparecido de todo.

Así lo recoge el oficialista periódico Tribuna de La Habana. De pronto, en menos de un mes, han aparecido brigadas reparando y hasta haciendo aceras donde antes no existía ni el más mínimo desnivel entre «acera» -si es que puede llamársele así- y las calles.

Una fuente, residente en la ciudad de Miami, pero con familia en La Güinera, comentaba ayer que están «arreglando salideros».

Allí se apareció Roberto Morales Ojeda, que en los años en que visitaba a su madre y padre en el edificio sito en Avenida 48 nro. 5902 apto. 1 e/59 y 61, ni siquiera se interesó en reparar el salidero que desde hace aproximadamente 30 años corre por detrás de la casa de esta; o el que corre calle Dorticós abajo, donde faltan las tapas de las alcantarillas más de un accidente ha ocurrido por tal motivo.

Morales Ojeda, cuando vivía en Cienfuegos, sorteaba el bache con su Lada color blanco, y seguía de largo pero…

Ahora en La Habana, con un cargo de mayor jerarquía, y tras el «llamado» de Díaz-Canel a acercarse a La Güinera, allí se presentó.

Dice el medio oficialista que hasta un residente de la zona le dijo «Ahora sí que me quiero quedar a vivir aquí», y sin dudas, para quien no conoce más allá de su comarca, y que ha vivido toda una vida bajo el fuego mediático de unos medios que responden a los intereses de un solo partido -el gobernante- el querer quedarse a vivir en La Güinera suena a síndrome de Estocolmo, y Morales Ojeda lo sabe mejor que nadie.

Sin embargo, no duden que en comparación con otros barrios claro, el Tribuna no habla de Nuevo Vedado, Kohly, Siboney…- la situación en La Güinera ahora, visto lo visto, le pueda parecer a este cubano Cocoplum, en Coral Gables (Miami).

Lo cierto es que aunque no hay por el momento una «transformación integral de La Güinera», como afirma el autor del artículo, allí, amedrentados por lo sucedido el 11J, se hacen cosas. Digamos que… cositas.

tal vez quieras leer: Liberan a cubano de foto viral por las protestas del 11J

Incluso se manipula la información. Se habla de que hay «avances» en el Programa de Rehabilitación del Consejo Popular La Güinera, pero parece muy pronto, demasiado pronto, para que se puedan ver de verdad esos avances. Luego dicen que «forma parte del plan de transformación integral que se ejecuta en 62 comunidades de la capital», pero la verdad es que si La Güinera no se hubiese tirado para la calle el 11J, por ahí no hubiese pasado ni una retroexcavadora a recoger basura.

Morales Ojeda, que apenas saludaba a los vecinos de su madre allá en La Juanita cuando cruzaba la vista con ellos, que jamás siquiera le dio las gracias al vecino que vivía encima de ella, machetero millonario en las zafras, dijo en La Güinera que «lo más importante es vincularse con la población, identificar sus problemas y empezar a solucionar los que sean factibles, de manera sostenible, creativa, buscando siempre la unión de todos los factores en un esfuerzo conjunto con el pueblo».

Eso sí: temerosos de otro 11J, allí «aparecieron» en apenas 15 días ofertas de trabajo para 469 jóvenes que se encontraban desocupados. Aparecieron, como por arte de magia, 20 plazas en Círculos Infantiles para igual cantidad de madres que no se beneficiaban de ese programa.

Aparecieron 17 entidades de carácter nacional, provincial y municipal, encabezados por el Ministerio de la Construcción, para apoyar las labores del barrio. Ha sido tanto lo que han hecho tras la salida a la calle de los residentes de la Güinera el 11J, que han logrado «concluir más del 50% de las 1 153 acciones previstas».

Es más: se comenzó la inscripción diaria de entre 30 y 40 personas que no poseían libreta de abastecimiento, un proceso que dicen «continuará hasta llegar a los 3 500 vecinos que se encontraban en esa situación».

¡Hasta espejuelos se las ha dado a habitantes necesitados!

«Eso debe ser para que vean la transformación de la Revolución», dice, no sin sarcasmo, la misma amiga que asegura que todo aquel que haya cogido o piense coger un módulo de alimentos y no le dé las gracias a los que protestaron el 11J, es un soberano descarado.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡RECARGA DOBLE al saldo principal!RECARGA AQUÍ
+