24.2 C
Havana
lunes, septiembre 20, 2021

México, Cuba y un plato de comida

Havana
algo de nubes
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
100 %
1kmh
20 %
Lun
30 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
30 °
Vie
29 °

También a Miguel Díaz-Canel le piden ahora que coma y se vaya; una insinuación que recuerda aquella del «Comes y te vas», que le dijera Vicente Fox al difunto Fidel Castro.

Un plato de comida pudiera ser -si se quiere- un buen medidor para calificar las relaciones entre México y Cuba. Esas que dicen ser diplomáticas, que más bien son políticas. Y en medio de todo eso ¡el debate!

Sí, porque la presencia anunciada del gobernante Miguel Díaz-Canel en México está siendo muy cuestionada en el país azteca, y el ambiente se está calentando. Ud. podrá pensar lo que quiera pero, más allá de esos lazos de amistad, parece ser que el «puesto a dedo» rompió el termómetro que alguna vez el difunto gobernante Fidel Castro dejó hirviendocon aquella conversación telefónica con Vicente Fox.

Y otro detalle incuestionable: el gobernante de Cuba, Miguel Díaz-Canel no tiene, no entre los mexicanos, el carisma de Fidel Castro; ese del que hizo gala más de una vez en México.

Se quiera o no, esos detalles de que Castro vivió en México, que desde allí organizó la expedición del Granma, sus romances allí, o incluso la canción de La Lupe -compuesta por el difunto Juan Almeida- sirvieron, en su momento, para sembrar entre los mexicanos esa adoración por Cuba. Ese lirismo meloso que alguna vez se fue diluyendo, y que explotó, ya no se sabe ni cuando con una realidad cubana muy distinta a la que en México se contaba.

Sume otro detalle más: las ayudas que le dio siempre Cuba a México tras algún fuerte terremoto.

Y no, Díaz-Canel no tiene una historia que contar al respecto. Ni siquiera el «presidente» de Cuba en el año 2017, cuando el por ahora último de los más fuertes terremotos que ha golpeado a México en su historia reciente, dejó cientos de fallecidos y millonarios daños. Cuba le envió a México ese año 10,1 toneladas de ayuda, pero Díaz-Canel no es responsable de eso, así que los mexicanos no sienten el deber de agradecerle a él, directamente, el resto.

Es más, me atrevería a asegurar que la imagen que en México se tiene de Díaz-Canel es la de un líder pedigüeño, y la de un represor de libertades civiles y de derechos humanos. Un hombre que hace apenas dos meses convocó a un enfrentamiento civil entre cubanos en las calles. Y claro, todo eso, es leña en una caldera. En un fuego que tiene hasta de protagonista a Felipe Calderón, un expresidente mexicano que como todo «buen presidente» de México no estuvo exento de escándalos durante su gestión presidencial -la de él estuvo marcada más que nada por la crisis del 2008 y por un escándalo con su exsecretario de seguridad, Genaro García Luna, muy ligado este último al narcotráfico- y ya una vez «retirado» de la política, le da por opinar acerca de la gestión del mandatario de turno.

Ahora Felipe Calderón y Manuel López Obrador están «encontrados» por la visita de Díaz-Canel a México.

Obrador defendió esta mañana la visita de «el puesto a dedo» a México, y con relación a lo expresado por el expresidente Felipe Calderón el domingo en Twitter, calificando de inaceptable la presencia del gobernante cubano en los actos por los 211 años de independencia de México, AMLO dijo hoy: “Qué bien que no le guste”.

“Lo mismo que acaba de decir el presidente Calderón, que, porque viene invitado el presidente de Cuba, que no le gusta ¡Pues qué bien que no le guste, fuera máscaras!”, expresó López Obrador desde el Palacio Nacional esta mañana.

La visita de Díaz-Canel a México ha sido rechazada por varios mexicanos y cubanos residentes en esa nación; y en Twitter precisamente, donde se pronunció Calderón, se han vuelto tendencia los hashtags #FueraCACAnel y #CanelMexicoTeRepudia.

AMLO, que podrá ser cualquier cosa menos tonto políticamente hablando, ripostó a Calderón y le recordó que él estuvo en La Habana, se saludó y comió con Raúl Castro, el hermano menor de Fidel; como si este ogro fuera peor que el otro.

Felipe Calderón, junto a Raúl Castro, en su visita a La Habana en abril del año 2012.

“Nada más que son muy hipócritas porque ahora estamos viviendo, pues sí, un momento estelar porque ya no se puede fingir, cada quien, desde su sitio, pero esto muestra el bajo nivel del conservadurismo”, comentó AMLO.

Tiqui tiquis aparte, la nota más jocosa de todo esto que está sucediendo ahora en México con la visita del gobernante de Cuba, la aportó la senadora mexicana Lilly Téllez, del Partido Acción Nacional (PAN).

En un hecho que a algunos pudiera parecerle hasta jocoso, la senadora nos hizo recordar aquella frase de Vicente Fox dicha a Fidel. El famoso «comes y te vas».

Al parecer los políticos mexicanos están convencidos que los gobernantes cubanos tienen un trauma con el plato de comida, porque Téllez ha hecho recordar que la comida es un tema de absoluta importancia en el panorama nacional cubano.

“Los ciudadanos de este país rechazamos sus saludos y su presencia. A usted Díaz-Canel lo apoyan políticos mexicanos de su misma calaña. Usted representa a una sarta de bribones parasitarios que atentan contra la libertad, los derechos humanos y la democracia. Coma y váyase”, le dijo.

A este redactor, platos de comida aparte, me resulta también jocoso mencionar otro detalle: ¿será que también creen que son mulas? ¿Por qué siempre hay que comer e irse?

En todo caso merecido lo tenía Fidel Castro cuando se le dijo, por esa costumbre que traía siempre encima de formar cuanto caos le diese la gana en cumbres y eventos; y en todo caso lo tiene merecido Díaz-Canel, que a México no le ha dado nada, y más bien le ha quitado últimamente. Sobre todo, comida.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

¡El MAYOR BONO de la historia! Por 500 CUP reciben 2000 CUPRECARGA AQUÍ
+