26.3 C
Havana
domingo, octubre 17, 2021

Tomaba agua mezclada con desechos: la queja de un cubano

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
83 %
3.1kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
28 °
Mié
29 °
Jue
30 °
Vie
26 °

Un año estuvo quejándose un cubano de que desechos sólidos se mezclaban con el agua potable de la acometida de cuatro casas.

Definida por el mismísimo Miguel Díaz-Canel como una columna «vital» en la gestión de su Presidencia, la sección Acuse de recibo del periódico oficialista Juventud Rebelde que lleva desde hace años el siempre optimista Pepe Alejandro, ha publicado este lunes uno de esos trabajos donde, como diría la gran Moraima Secada en Perdóname Conciencia, «la razón no valía». Ni siquiera en algo tan sencillo como el derecho a tomar agua potable.

Sí, porque de nada le valía no una, sino mil razones, a Osvaldo Morfi Galán para creer que alguien se empeñaba en que él muriese a causa de una bacteria, pues por causas ajenas estaba tomando agua mezclada con desechos. Y aunque uno pudiera admitir que está muy mal una presidencia cuando se apoya en la columna de quejas de un diario para percibir lo mal que funcionan las cosas en el país que dirige, al menos en el caso de muchos cubanos, Acuse de Recibo ha solucionado lo que el gobierno se niega o se retrasa en solucionar.

Residente en Sancti Spiritus, Morfi Galán escribió en días pasados al diario esperanzado en que su denuncia tuviera solución. Y solo así la tuvo.

Su caso se resumiría en esto: desde hace un año, en su vivienda las aguas albañales se mezclan con el agua potable, debido a una rotura en la acometida. Y hace un año lo reportó.

De hecho, su vivienda no es la única que tiene este problema: en total en cuatro casas se vierten aguas albañales sobre la acometida de agua potable.

Su caso se hace más sensible porque Morfi Galán es impedido físico. Posee además otros impedimentos de salud, pero ni en las oficinas de Atención a la Población de Acueducto municipal, ni siquiera en Atención a la Población del Gobierno provincial, han solucionado su caso; que es el caso de otras personas que viven en viviendas aledañas a la suya.

Podríamos narrar aquí detalles sobre cómo por el lavamanos y la taza sanitaria de su hogar brotaba agua turbia, con olor a orina y restos de lombrices. Eso ilustraría un tanto el panorama de ver a un impedido físico zapateando a funcionarios ineptos por toda una provincia. Llamando por teléfono. Siendo peloteado durante todo un año.

Cuando escribió al diario el pasado 16 de julio, a pesar del año transcurrido, no habían solucionado su problema.

Había visto a funcionarios y había esperado por técnicos. Había tenido que llamar y volver a llamar.

El último peloteo del cual fue víctima Morfi Galán ocurrió el pasado 14 de junio, cuando el minusválido volvió a ir a Acueducto municipal. Estos enviaron tres técnicos, que certificaron lo que ya se sabía y era más que evidente desde hacía ya varios meses: que la fosa vertía sobre la acometida de agua potable; penetraba en la acometida y se mezclaba con el agua potable.

La recomendación fue que no bebiera esa agua. Que ellos vendrían a reparar. Eso fue el 14 de junio.

«Hasta el día de hoy -decía Morfi en su queja- nadie ha venido a arreglar la manguera y la fosa sigue vertiendo sobre mi acometida. No he podido seguir saliendo más a estos trámites, pues estoy exponiéndome a contraer la COVID-19. Me siento totalmente maltratado y engañado por todas estas personas que hasta este momento he visto para que me den solución a este problema por el que estoy pasando».

La respuesta de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado Sancti Spíritus

Ahora ha escrito al periódico, Franklin Lantigua Moreno, director general de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado Sancti Spíritus, quien en otras ocasiones ha escrito al mismo diario para responder a las críticas de los espirituanos. En especial se recuerda el caso de un espirituano que denunció un salidero de agua potable desde hacía ¡4 años! frente a la puerta de su casa.

Reconoce Lantigua Moreno que a Morfi Galán le asiste toda la razón en su queja. Reconoce que el quejoso ha desandado medio Sancti Spíritus para solucionar el problema pero… «por temas relacionados con la inexistencia de recursos para acometer los trabajos ya iniciados sin culminar en otras zonas del municipio, con la concentración de la fuerza de trabajo en esos lugares, se nos complejiza el actuar con rapidez ante el llamado de la población».

Parece risible esta respuesta. Si fuese Franklin Lantigua Moreno, director general de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado Sancti Spíritus, no hubiese demorado un día en resolver el asunto.

De hecho así ha sucedido -según lo expresado por este funcionario de café con leche- con Morfi Galán.

En una carta donde reconoce «la morosidad del personal de Mantenimiento» y ofrece «disculpas por las molestias ocasionadas», que bien pudieron provocarle la muerte a Morfi Galán, Lantigua Moreno explica que el 19 de julio (tres días después de publicarse la queja de Morfi Galán en el diario), «se procedió con parte de la brigada de plomeros de la UEB a la realización de los trabajos de excavación manual y a la sustitución de un tramo de tubería ¾ en mal estado, que ocasionaba el salidero, quedando culminado el trabajo».

Con justeza Pepe Alejandro se pregunta: ¿Por qué no se hizo antes y se solucionó apenas al tercer día de publicarse la denuncia en el periódico?

La respuesta es una sola: así funciona el maquiavélico sistema cubano y su política de cuadros. Es un problema del sistema, no de Lantigua Moreno, que ya demostrado otras veces dotes a la hora de eludir responsabilidades, y quien sin dudas no debería estar un día más al frente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado Sancti Spíritus.

¿Por qué? Pues por esto que explica muy bien Pepe.

«Sean cuales fueren las razones de la demora en solucionar un asunto de tanto peligro para la salud humana (aguas sucias mezcladas en la potable, a partir de la rotura de la acometida junto al vertimiento de la fosa), lo cierto es que se demoraron los trabajos de solución del problema, y ni al menos los afectados recibieron la información requerida al respecto, algo elemental en una óptima y eficiente comunicación institucional de una entidad».

Por el irrespeto a Morfi Galán, y en general al pueblo.

Reconoce Pepe Alejandro además que en la respuesta ofrecida por el funcionario tampoco se explican «qué medidas se adoptaron con ‘la morosidad del personal de Mantenimiento'», ante lo que sufrían y peligraban los afectados.

Lo más seguro es que el palazo lo hayan cogido los obreros, los técnicos y responsables que están por debajo, en la escala «alimenticia» de Lantigua Moreno.

Porque si algo tienen claro todos los cubanos es que el peje grande se come al chiquito; que la soga se revienta siempre por el lado más débil. Así que el problema de Morfi Galán se solucionó probablemente así: sancionando a un técnico de pacotilla, cuando los verdaderos responsables nunca son nombrados.

Ni siquiera por Pepe Alejandro, que nunca en sus artículos traspasa la línea que él muy bien conoce.

tal vez quieras leer: Cuba: Obligan a trabajar a contagiada de COVID-19

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: hola@cubacomenta.com

Lo más leído

Quizás te interese

Combos de COMIDA para CUBA con CARNE DE RES ENVIAR AHORA
+